Recomendaciones
  • Debido a la alta demanda de leña como fuente energética, es indispensable que se priorice la implementación de estufas eficientes y biodigestores domésticos. Estas tecnologías tienen las siguientes ventajas: aumentan la eficiencia energética, por lo que se usa menos combustible para obtener la misma cantidad de energía; evita que las emisiones tóxicas se concentren en los hogares; esto indirectamente reduce los costos en atención de salud por enfermedades respiratorias; puede crear oportunidades económicas en microempresas de manufactura y servicio técnico. Adicionalmente a estos beneficios, el uso de biodigestores domésticos también posee la ventaja, de utilizar residuos orgánicos y efluentes como materia prima.

  • Para producir cambios sustanciales en la tendencia de producción y consumo de energía, es necesario que además de utilizar instrumentos políticos inteligentes, se implemente un sistema de monitoreo para la toma de decisiones. Por ejemplo: un centro de visualización de datos de energía, podría facilitar el análisis de los efectos por la aplicación de políticas públicas, dirigidas a incrementar la eficiencia energética, y la incorporación de tecnología para la generación de fuentes alternativas de energía.

  • Para reducir la fuerte dependencia de hidrocarburos que deben ser importados para el sector del transporte, es recomendable que se inicie una transición a sistemas de transporte colectivo que funcionen a base de energía eléctrica o con combustibles alternativos. En Medellín, Colombia, por ejemplo, el sistema integrado de transporte colectivo utiliza tranvías, metros, teleféricos y buses eléctricos, para movilizar a más de dos millones de personas. Este es un modelo de un transporte colectivo que puede ser replicado con beneficios adicionales, como la reducción de emisiones contaminantes en las ciudades.

  • Para atender las necesidades de electrificación, la descentralización energética, puede presentar una serie de oportunidades para las comunidades en zonas remotas aisladas de la red del SNI. Por una parte, permitirían generar energía en el punto de consumo y, por otro lado, evitarían los costos asociados a la construcción de redes de transmisión y distribución. Llevar energía eléctrica a los departamentos con los índices más bajos de electrificación, podría influir positivamente en los índices de desarrollo humano.