El Sistema Nacional Interconectado

El Sistema Nacional Interconectado (SNI) es el sistema encargado de generar, transmitir y distribuir toda la energía eléctrica que se produce en el país. La matriz de generación de energía eléctrica ha ido evolucionando con el tiempo.

Para el año 2016, la potencia instalada alcanzó los 4,122 MW (potencia de placa). Los motores reciprocantes y las turbinas de gas se mantuvieron constantes. Sin embargo, con el inicio de operaciones Jaguar Energy en el año 2015, se aportaron 300 MW adicionales en la potencia instalada de turbinas de vapor (calderas). Con esto, la potencia instalada para combustibles fósiles alcanzó los 1,550 MW. La hidroelectricidad incrementó, mientras que los generadores eólicos, solares y con biogás iniciaron operaciones en el año 2014. Esto incrementó la potencia de placa de sistemas renovables a un 62 % en el año 2016. La Figura muestra la evolución de la potencia instalada durante el periodo 2001-2016.

La generación de electricidad por tipo de combustible también ha aumentado con el tiempo (Ver Figura). En el año 2016, la generación de electricidad llegó a los 11,000 GWh. Los principales generadores fueron las hidroeléctricas. La generación con carbón incrementó en el 2016, debido al ingreso de Jaguar Energy. La importación de electricidad de la red mexicana también incrementó en los últimos años.

En el año 2016, los índices de electrificación llegaron al 90 % del total de municipios del país. En el Mapa 1 se muestra que los departamentos de Cobán, Petén y Quiché son los que presentaron los índices más bajos de electrificación en Guatemala.



Mapa 1: Índices de cobertura eléctrica en Guatemala en el año 2016. Fuente: Elaboración propia.

La Figura muestra la generación de energía eléctrica en el país en el año 2016. En ella se observa que, durante dicho año la hidroelectricidad contribuyó con el 34.5 % del total, la cogeneración representó un 24 %, las plantas térmicas con carbón aportaron un 21 % y el búnker un 8 %. La geotermia se mantuvo en 2.5 %, mientras que la solar y eólica llegaron al 2 % cada una. A pesar de que el biogás ha incrementado en los últimos años, apenas contribuye con un 0.08 % del total de la matriz.

La Figura muestra la generación de energía eléctrica en el país en el año 2016. En ella se observa que, durante dicho año la hidroelectricidad contribuyó con el 34.5 % del total, la cogeneración representó un 24 %, las plantas térmicas con carbón aportaron un 21 % y el búnker un 8 %. La geotermia se mantuvo en 2.5 %, mientras que la solar y eólica llegaron al 2 % cada una. A pesar de que el biogás ha incrementado en los últimos años, apenas contribuye con un 0.08 % del total de la matriz.

Una característica muy particular del SNI es su variación estacional. Durante los meses de mayo a octubre que corresponden a la estación lluviosa, existe un incremento en la generación de energía hidroeléctrica y una reducción en la generación con biomasa, por lo que aumenta el consumo de carbón y búnker. Por otro lado, durante la estación seca que ocurre en los meses de noviembre a abril, existe un aporte significativo de energía producida por biomasa, proveniente de la industria azucarera que aprovecha los residuos de la zafra (CNEE, 2016). En la Figura se puede observar la variación estacional de la matriz de energía eléctrica del SNI.

Existe una porción de la demanda de energía eléctrica del país que es abastecida a través de la importación de energía de la red mexicana. Durante el año 2015, esta red aportó entre 1% a 5% de la demanda nacional (AMM, 2016b).

La mayor demanda de energía eléctrica proviene de la región central del país, donde se ubican la ciudad de Guatemala, Escuintla y Sacatepéquez, departamentos que consumen más del 30 % de la energía producida (Olade, 2014). Las otras dos terceras partes son consumidas por los otros departamentos y, en menor porcentaje, por el sector industrial (Olade, 2014).

Para transportar la electricidad de las plantas generadoras a las subestaciones de distribución, el SNI cuenta con una red de transmisión de 1,063 km de longitud que opera en tres niveles de alto voltaje: 230 kV, 138 kV y 69 kV (Incyt-URL, 2015). Adicionalmente el SNI cuenta con una conexión de 400 kV con el sistema mexicano. Para usuarios de voltajes menores a los 69 kV, el SNI cuenta con 2,687 km de líneas de distribución de bajo voltaje (Incyt-URL, 2015). La Tabla describe las redes de transmisión y distribución.


Agente Transportista
400kV 230kV 138kV 69kV Total
ETCEE
71.15 464.14 311.8 2,142.68 2989.77
TRELEC
- 64.36 - 569.97 634.33
DUKE
- 32 - - 32.00
RECSA
- - - 12.2 12.2
TREO
- 130.71 - - 130.71
TOTAL
71.15 691.21 311.8 2724.85 3799.01

Tabla 1. Kilómetros de línea de transmisión por agente transportista en el SNI. Fuente: CNEE, 2016.

Según el AMM, un Generador Distribuido Renovable (GDR) es la persona, individual o jurídica, titular o poseedora de una central de generación de energía eléctrica, que utiliza recursos energéticos renovables y participa en la actividad de generación. En Guatemala los GDR tienen una capacidad máxima de 5 MW; estos serán considerados como participantes del Mercado Mayorista. La generación distribuida es uno de los segmentos con mayor crecimiento (Koberle, A., 2012). Las ventajas de la generación distribuida es que permiten reducir pérdidas y los costos asociados a la extensión de la red de transmisión y distribución a lugares lejanos. En total en el año 2016, la capacidad de Generación Distribuida Renovable se estimó en 88 MW de potencia de placa instalada (AMM, 2016-Potencia de Placa), y cuenta con una combinación de centrales hidroeléctricas, solares y biogás. En el año 2016, el aporte de la generación distribuida renovable fue de 248.4 GWh de energía eléctrica al SIN (AMM, 2016 –Despacho de carga ejecutado al SIN).



Tabla 1: Generación distribuida renovable operando en Guatemala en el 2015 (MW). Fuente: AMM, 2015.

Estos son usuarios del sistema de distribución que inyectan energía eléctrica, producida por generación con fuentes de energía renovable, ubicada dentro de sus instalaciones de consumo, y que no recibe remuneración por dichos excedentes. Este tipo de usuario tiene una norma técnica desde el año 2008; desde entonces, se han desarrollado una serie de proyectos de este tipo. La mayor cantidad de proyectos UAEE son de tipo solar fotovoltaico. A continuación, en la Tabla 1, se muestra la estadística por agente distribuidor.


Distribuidora
UAEE kW MW
EEGSA
1611 8113,08 8,11
DEOCSA
106 1375,6 1,38
DEORSA
176 2400,89 2,40
Total
1893 11889,57 11,89

Tabla 1. Potencia instalada de UAEE distribuidora en MW, 2017. Fuente: Elaboración propia.

En la Figura 1 se presenta la potencia instalada de UAEE; de estos datos en EEGSA se incluye un proyecto de biogás ubicado en Escuintla que produce 250 kW y un proyecto eólico de 0.6 kW ubicado en Palín, Escuintla. DEOCSA, por su parte, incluye un proyecto de biomasa de 500 kW ubicado en Suchitepéquez; y DEORSA un proyecto hidráulico de 7.5 kW ubicado en Santa Rosa. Estos datos permiten estimar la potencia instalada de UAEE con energía solar fotovoltaica en 11.13 MW. A continuación, la Tabla 2 muestra la capacidad instalada de UAEE con energía fotovoltaica, por distribuidora.


Figura 1. Potencia instalada de UAEE por distribuidora (MW).

No.
Distribuidora Energía solar MW
1
EEGSA 7,86
2
DEOCSA 0,87
3
DEORSA 2,39
Total
11,13

Tabla 2. Potencia instalada de UAEE con energía solar fotovoltaica. Fuente CNEE (2017)

Archivos Disponibles