Conclusiones
  • Las reservas de petróleo tienen un alto grado de incertidumbre. Las estimaciones de las reservas de petróleo poseen un alto de incertidumbre, y los datos tienen un alto grado de variabilidad, que se encuentra entre 430 a 526 millones de barriles de petróleo. Esto no permite cuantificar con certeza el potencial económicamente aprovechable, y los beneficios económicos que se podrían producir a largo plazo. A pesar de la existencia de varios contratos de exploración petrolera, la explotación del crudo nacional ha decaído en los últimos años. De los 9 millones de barriles que se aprovecharon en el año 2003, la explotación disminuyó a 3.29 millones en el año 2016. Adicionalmente, no existe infraestructura para el aprovechamiento de derivados de petróleo en el territorio nacional.

  • Las reservas de gas natural se estiman en 3,086,536 m3. El gas natural podría presentar oportunidades para el sector energético; no obstante, no existe infraestructura para su aprovechamiento. Los hidratos de metano son una nueva fuente de combustible que podría aprovecharse en el futuro; sin embargo, en este momento no existe desarrollo tecnológico para explorar, extraer y aprovechar este recurso.

  • Existen depósitos potenciales de carbón mineral. La información geológica revela que existen potenciales depósitos de carbón mineral en el territorio de Guatemala, por lo que corresponde, realizar una serie de estudios y prospecciones geológicas en los sitios identificados. Pruebas del poder calorífico de estos minerales podrían confirmar su valor energético como combustibles